Contacto

Monastrell

Nuestro tesoro la Monastrell. Conocida también por los nombres Mourvedre (Francia), Mataró (Australia), esta variedad autóctona de nombres tan dispares es tenida como propia del litoraL valenciano, pues es aquí donde históricamente se concentró su cultivo antes de ser difundido hacia el interior peninsular (Yecla, Jumilla), Aragón y sur de Francia. En épocas pasadas fue la variedad reina de los viñedos de Sagunt, que le dio su nombre medieval (Morvedre) de ahí se extendió por el sur de Francia, de donde toma su nombre Mourvedre. Su etimología deriva del latín monasteriellu, diminutivo de monasteriu, ya que fueron los monjes desde los monasterios los que se encargaron de propagar su plantación. Bodegas los frailes así es fiel exponente del resurgimiento de la monastrell fiel a la tradición de los frailes que moraron nuestra casa.

Desde Francia a Australia han sabido sacarle máximo provecho, mientras aquí ha sido denostada y despreciada hasta no hace mucho tiempo como una variedad recia, con tendencia oxidativa, frente a otras variedades tildadas de “mejorantes”. Fuimos pocos los que apostamos por su resurrección y por trabajar con tecnicas de viticultura de precisión, así hemos plantado Mourvedre importada por un viverista francés, conducida en espaldera en doble cordón, para observar su readaptación después del “exilio”. Monastrell versus Mouvedre un proyecto apasionante.

Sin duda nuestras condiciones edafológicas con suelos pobres, ricos en caliza y algo salinos junto a un clima continental pero con clara influencia del mediterráneo son el germen ideal de una expresión de la monastrell especial, fresca, frutosa, de taninos dulces.

Fundamento de nuestro ser es la monastrell, desde el vino rosado, al joven, pasando por vinos de coupage donde predomina la monastrell procedente de diferentes terruños con maduraciones en barrica desde 4 meses a 12 meses. Por último una monastrell sobremadurada para producir un particular vino tinto dulce natural. TODO UN MUNDO DE MONASTRELL y lo que a bien seguro nos falta por descubrir…

Monastrell